top of page

La belleza del mundo efímero
John Yau, Hyperallergic, 20 de abril, 2022

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Mientras que los creadores de las abstracciones paisajísticas creían generalmente que sus cuadros eran impermeables al tiempo, Lucy Mullican hace obras de arte expuestas y susceptibles.

 

La declaración de intenciones de la galería Olympia dice: “Olympia se dedica a desmantelar el canon artístico centrado en los hombres cis”. Esto significa crear un espacio para las mujeres artistas en el inicio de sus carreras, lo que es una buena razón para visitarla. Otra razón es apoyar un espacio de bricolaje que está en el extremo opuesto del espectro inmobiliario de las galerías del tamaño de un almacén que exhiben sus costosas mercancías. Por mucho que digan lo contrario, las galerías de primera línea no hacen nada por alterar o desafiar el statu quo. Están demasiado ocupadas en preservar el flujo constante de dinero en la economía global. 

 

Lucy Mullican: Sensed As Well As Seen en Olympia es la primera exposición individual de la artista en Nueva York, y no debería perdérsela. Sus materiales incluyen acuarela, lápiz de color y cuerda teñida de forma natural, que aplica a tableros, madera contrachapada, papel y muselina. Acompañando a las obras que Mullican ha realizado, hay unos cuantos juegos de zapatos que ha encontrado en diferentes lugares en los que ha vivido y trabajado, que incluyen Glasgow, Macedonia, Nueva Zelanda, Australia y Alemania.

Lo que une a las manchas de grises, verdes y azules pálidos, las acuarelas, los dibujos y los bordados, y los zapatos colocados sobre mesas, como esculturas sobre pedestales, es una sensación de impermanencia y vulnerabilidad. Los zapatos, que ya no se usan, evocan tanto una vida ausente como la perdurabilidad de materiales que existen en el tiempo de forma diferente a nosotros. Al observar un par de botas de agua con una forma inusual que, según me dijeron, Mullican encontró en Chinatown, me acordé de los últimos versos del poema de Tomas Tranströmer ”Después de la muerte de alguien”: ”El samurái parece insignificante/ al lado de su armadura de escamas negras de dragón” (traducido del sueco por Robert Bly).

 

Lo que sobrevive y lo que se pierde parecen estar entre las preocupaciones de Mullican. Sabiendo que el tiempo acabará subsumiendo nuestras creaciones y a nosotros, no hace ningún gesto hacia lo inmutable. Al trabajar con acuarela semitransparente sobre paneles de madera de tamaño modesto con vetas visibles, nos empuja más allá de la imagen y nos lleva a escudriñar la relación entre las marcas de la acuarela y las líneas de las vetas de la madera.

 

Mullican no parece tener un enfoque definido en el uso de la acuarela. Las formas pueden ser delineadas por la veta de la madera o ser completamente independientes de ella; o, utilizando un color semitransparente, la incorpora como un elemento más de la composición. Además, la densidad de los colores cambia de sólidos a transparentes y de saturados a pálidos. En todas las obras parece que la artista ha interactuado con la veta de la madera, en lugar de considerar el soporte como una superficie en blanco.

 

Mullican trabaja con un vocabulario sencillo pero flexible de formas tubulares, manchas como nubes, elipses y formas irregulares, y se mueve entre la abstracción y la representación. En ningún momento sentí que su pintura fuera predecible. En una de las obras más grandes de la exposición, con una paleta de azules y verdes, Mullican representó una forma irregular, en forma de cruz, que se extiende más allá de los cuatro bordes del panel de madera. En el interior de la cruz de bordes ondulados, o agua azul, el artista colocó islas verdes, cuyas formas se hacen eco de las líneas visibles del patrón de las vetas de la madera. Dentro de algunas de las islas hay una forma azul que la transforma en una forma plana, parecida a un donut. La relación entre la acuarela y el grano de madera es de reconocimiento. De este modo, su interacción forma parte del significado, al igual que la sensación de que todo podría desvanecerse, de que todo es en cierto modo efímero frente al tiempo.

Aunque la obra de Mullican se inspira en la abstracción paisajística y en la obra de artistas como Arthur Dove y John Constable, también creo que su interacción con los soportes de madera y su compromiso con la acuarela la sitúan en una categoría propia. Mientras que los creadores de abstracciones paisajísticas generalmente creían que sus pinturas eran impermeables al tiempo, Mullican hace obras de arte que están expuestas y son susceptibles.

 

Junto a estas obras abstractas, a menudo enigmáticas, Mullican realiza vistas aéreas de paisajes poblados por árboles, carreteras y campos, inspiradas, al parecer, en el arte ingenuo. En ”Sin título” (2022), la forma abstracta situada en el centro, una elipse roja irregular bordeada por una fina banda, se resiste a ser descifrada. ¿Qué significa?

 

En las obras que exploran el fenómeno de la luz que brilla a través del agua, evocan las auroras boreales, representan nubes que reformulan su forma o transmiten las capas de los estratos de la tierra, Mullican aplica la acuarela de forma diferente o dibuja con lápiz de color. Sobre una gran hoja vertical de muselina de color crema ha cosido secciones de cuerda teñida de forma natural, cuyos tonos marrones y tostados pálidos recuerdan al espectador a las lombrices de tierra. 

 

Mullican, que tiene menos de 30 años, es una artista joven, pero su visión y sensibilidad sugieren la madurez de su experiencia. En todo caso, creo que ha definido las bases de una carrera cuya trayectoria probablemente sorprenderá y atraerá a los espectadores que sigan su obra, que es lo que voy a hacer.

 

Lucy Mullican: Sensed As Well As Seen continúa en Olympia (41 Orchard Street, Lower East Side, Manhattan) hasta el 21 de mayo. La exposición ha sido organizada por la galería.


.



 

gemima-2.jpg

Lucy Mullican, Through The Clouds, 2021. Acuarela sobre tabla, 12 x 12 pulgadas. (Todas las imágenes son cortesía de la galería Olympia).

bottom of page